Arte diario. Tamio Teshima.

el juego diario.

1/1

1

Mi nombre es Tamio Teshima.

Soy un nómada Japonés,

paso la mayor tiempo en el extranjero.


Yo escribo en mi diario todos los días.

 

Porque es necesario escribir sobre las valiosas experiencias del día a día.

Porque algún día se desvanecerá.

 

Quiero recolectar lo que experimento durante el día

aunque parezca insignificante para las personas.

Al publicar el diario, le doy un valor a mi propia experiencia.

 

-Sobre los sketches

 

Dibujar ese lugar tiene un significado porque me fusiono con el entorno.

Yo seré una pieza de ese lugar.

 

-Sobre las cartas.

 

Las cartas son mi diario y las letras ocupan la totalidad de las hojas.

 

-Sobre el collage.

 

Recojo basura que para mí es bella (tickets, cajas de cerillos, paquetes) en el camino.

Después, la corto y la pego en la hoja.

La basura se mimetiza con la hoja.

 

En mi diario, no edito, no re-escribo.

La manera en que escribo este diario, es lo mismo a mi manera de vivir.

Me divierto al escribir, y eso me da libertad.

Gozo cuando mi mundo aparece en la hoja.

Creo que el diario es la personalidad de cada persona,

en un sentido, arte.

*website

http://www.tamioonews.com/english/

 

*webshop

https://tamioonews.bigcartel.com/

*instagram

https://www.instagram.com/tamiooonews/

*e-mail

tt@tamioonews.com

2

Hola, Tamio.

 

Soy Gustavo, colaborador habitual de la revista Inverosímil.

Tengo una sección titulada Nómada  donde escribo acerca los lugares

que visito y las  experiencias que recojo al  andar por calles y senderos.


El Editor me pidió escribir un ensayo sobre tu obra;

piensa que la tuya y la mía son afines, aunque la única relación

que encuentro a primera vista es que los dos nos consideramos nómadas.

Me provoca curiosidad el material que utilizas; recoges tickets de compra,

boletos del metro; traes de vuelta a la vida  objetos que

consideramos basura. El material que yo uso es el recuerdo.

Pienso que el sueño está compuesto de la misma sustancia

que el recuerdo.

Vale la pena relatarte uno que tuve hace unos días:

"Estoy en un país lejano, desconocido para mí. Corro a través

de un mercado, estoy cansado y quiero que alguien me detenga.

Se atraviesa mi padre a quien no veía desde hace tiempo.

Da la casualidad que nos alojamos en el mismo Hostal.

En la siguiente escena estamos sentados en un restaurante".

El asunto es, Tamio…¿cómo voy a usar el sueño?

¿para qué lo voy a usar? pero sobre todo,

¿hacia dónde me lleva este sueño?

He aprendido que ser nómada implica improvisar,

no pensar demasiado el siguiente paso porque

uno puede terminar atrapado en el sendentarismo.

Para mí, el sedentario es aquel que evita

a toda costa sorprenderse y perder el control, angustiarse;

el que experimenta a través del camino que alguien ya ha trazado.

Hasta ese sueño, no  se me había cruzado por la mente

viajar con mi padre.

Verás, tengo una relación distante con él…

Al sueño, se le sumó además, que a las 4:20 de la tarde del día

sábado 19 de enero

la madre de mi padre murió.

Yo la había visitado una semana antes de su muerte,

acostada en su cama,

moribunda, pero aun con plena conciencia de sus palabras.

3

Me acerqué a ella, me hinqué, tomé su mano

y le hablé fuerte por temor a que no quisiera escucharme

o que ya no reconociera mi voz.

 

Ciega de un ojo y a punto de perder el otro

me dijo llorando:

"La sangre es la sangre".

 

Mi abuela suplicó la presencia de mi padre en la habitación;

cuando él entró, tomó su mano y la mía que descansaron

en quién sabe cuánto tiempo, en el pecho de la abuela.

 

Si hubiera sabido lo que me esperaba al siguiente día

ten por seguro, Tamio, que hubiera encontrado

una forma de mantenerme adormecido junto a ella.

 

Lo que encontré fue a mi padre sonriente

¡qué envidia sentí!

el alcohol ya circulaba por sus venas.

 

Él, ligero, hablaba con fluidez de sus sentimientos

con recelo, recibí

el resentimiento tiene guardado hacia mí.

 

Ya con palabras entrecortadas, me habló de los viajes que hizo

de lo viajes que haría

y de los que nunca hará.

 

Si yo quería viajar con él

tendría que trasladarme a su casa

y desde ahí, partir hacia los extensos caminos.

 

"¿A dónde iríamos?"

...

"¿Qué pongo en la maleta?"

"Solo ten en mente que el viaje será largo

y que atravesaremos aventuras, y que aprenderemos a convivir uno del otro.

Tal vez yo parta del viaje antes que tú, hijo".

¿Qué significa ser Nómada? Tamio…

¿Cuándo es apropiado detenerse?

¿Cómo distinguir la huida del movimiento?

Sin más, me despido, Tamio.

Concuerdo contigo que los cuadernos y los diarios son la personalidad de cada individuo;

en un sentido, arte.