Entrevistas. Partícula. 

infidelidad, el goce de la repetición.

No me gusta pensar que incluso la infidelidad posee un ritual. ¿Es que acaso todo se vuelve regular? Algunos placeres de la existencia vienen acompañados del goce de la incertidumbre, de disfrutar y dejarse llevar por el momento. La INFIDELIDAD también se acompaña de ese disfrute ante la incertidumbre del deseo realizado. ¡Qué problema es que también ser infiel esté acompañado de un ritual!

 

Los infieles, como los fieles, al final, poseen un ritual. Quizá uno rompa al otro pero de igual forma se forma un nuevo rito, gracias a la repetición de la infidelidad o su persistencia. El rito se convierte en una serie de pasos a seguir para satisfacerme, incluso al ser infiel. En estas entrevistas breves hechas por Partícula descubrimos que sólo el que ha engañado una, y por única, ocasión habrá sentido el goce de la incertidumbre; los demás, aquellos que reiteran o prolongar la infidelidad, consecuentemente, aún y sin su consentimiento, reinciden en esa serie de pasos a seguir para ser infieles.

 

Recuerdo cuántas veces he sido infiel y entonces descubro patrones, consecuentes a mi deseo… ¿Qué haces usualmente para que no te descubran? ¿Tienes un tipo de personas específicas con las que buscas ser infiel? ¿Piensas en alguien recurrentemente para ser infiel?  Dejémonos de tonterías y si aún no has sido infiel, anímate, pero sólo una vez porque de lo contrario reincidirás, sin duda alguna, en la creación de un nuevo rito: el de la infidelidad.