logo juego ok.png

manifiesto.

1

objetivo del juego:

 

jugando se permite casi cualquier cosa, porque estamos jugando. juguemos a la guerra. a la pelota, a la casita. a la mamá y al papá, a que somos grandes, a que nos casamos, a que hacemos un hijo. juguemos a la revista.el objetivo podría pensarse que es divertirse, o dejarse llevar, pero en el camino nos encontramos con las emociones que despierta el juego, enojarse, envidiar las habilidades del mejor jugador, adaptarse, reírse, burlarse, detenerse, aburrirse. el juego es subirse a la nave de los locos, cerrar los ojos, escuchar el sonido del viento, las voces, los gritos, las risas. el juego es percibir, pensar, destruir.

 

jugar es cosa de niños. sí, porque lo que de niños aprendemos y aprehendemos, permanece.

y también hay adultos que tienen el suficiente poder para poder jugar con su alrededor, todos buscamos ese poder que nos haga sentir  como cuando jugábamos, qué tipo de jugadores éramos?

 

jugar es prepararnos, jugando se aprende cómo debemos ser.

jugar es también aventurarnos a crear una nueva posibilidad.

jugar con las palabras, jugar a la verdad.

 

reglas del juego:

 

“jugamos a la pelota pero con mis reglas, porque es mi pelota.”

“jugamos a las atrapadas pero sin base”

“juguemos a escribir, a imaginar. no te inhibas, escribe”

“juguemos a recortar, doblar, ejecutar”

“Juguemos a la ruleta rusa, bang bang!”

“Ya no juego, me morí”.

“este juego está muy aburrido, mejor juguemos a otra cosa”.



 

anécdotas de los editores a través del juego:

 

alguna vez jugando a la consola de videojuegos, playstation si mal no recuerdo, comencé a perder, pero en aquella ocasión no estaba solo como era usual, jugaba con mi primo y un amigo de la infancia que se estaba quedando atrás, así que al ir perdiendo, me levanté del sofá y apagué la consola “hay que apagarlo porque se calienta”, puse de pretexto.  no se habló más del tema y dejamos de jugar.

 

jugar es la posibilidad de ser quien se puede ser dentro de un contexto social, es quizá, una práctica para el gran tablero social en el que nos aventuramos. pero al mismo tiempo, es una opción para romper las reglas, o al menos, para salirnos de ellas.

 

durante este año, escuché en una sala de teatro, la oferta de que la guerra es la sala de juego de los poderosos.

 

cuando de  niño jugaba a que tenía una revista, saqué copias y me gustaba venderlas, escribir dos renglones y hacer llamadas ficticias a mis colaboradores, todo era intuitivo. hoy tenemos esta revista.

2

cuando de niño era editor, jugaba a que sabía del mundo y de la literatura, daba clases, aconsejaba a mis compañeros: de qué debían leer y qué no. les transmití el canon occidental, les corregía sus espeluznantes faltas de ortografía en  sus ensayos, cartas de amor hasta falsificaba las firmas que debían poner sus padres en las boletos, lo anterior, gracias a mis cursos en línea de redacción y caligrafía que había tomado, por ende, me volví su supervisor, su asesor, su eminencia, y después jugué enserio: conocí un papel de diferentes colores con el que mis papás enloquecían si faltaba (más que el papel de baño), que era el dinero. Puse mi puesto afuera, en la calle, y a las personas que se acercaban, les prometía que esta era LA REVISTA DE ARTE QUE ESTABAN BUSCANDO. A los amigos de la colonia que sus padres tenían mucho dinero, los llamé “pequeños-burgueses” que por supuesto, invirtieron  y así el negocio fue creciendo hasta que ya tenía entre mis colaboradores a una vecina que dibujaba sin salirse de la raya y siempre sacaba 10 en manualidades. Todo era racional. Hoy, aún no está preparada esa revista.

 

La recuperación del juego interactivo:

 

En esta edición (a partir de febrero), y en las próximas ediciones podrán descargar la revista digital.  Ustedes se convertirán en editores y nosotros, en lectores. El material puede ser cualquiera, permite ampliar las posibilidades, pero recuerden que incluso con un ingrediente como el maíz se pueden hacer cientos de recetas.

 

Nuestra primera idea de generar una revista impresa, fue: pegar la revista Inverosímil en libros de viejo para darle otro valor, también crear folletos a partir de revistas de consultorios médicos o de contenido mediocre (¡de esos abundan!).

 

En estos tiempos, se dice que el ser creativo tiene que  ver con pensar que no hay límites, por tal razón, se puede hacer cualquier cosa; más bien la revista digital necesita plantarse en un contenedor para que pueda crecer, la revista germina en contenedores poco comunes e incluso la revista puede convertirse en otra cosa que no fue pensada.

 

Para terminar/comenzar, tres ideas a considerar/ejecutar:

 

1.Los académicos y eruditos recurren a la frase de que cada disciplina trabaja desde sus trincheras, lo cual es parcial y reduccionista , lo complicado es salirse de los muros y experimentarlo en el campo de batalla, en el juego mismo, la teoría es pura habladuría.

 

2.Los medios digitales son la droga por antonomasia del Siglo XXI: lectores pasivos, juegos inter-pasivos y se refuerza la adicción gracias a la ingeniosa ideología del marketing digital donde se habla de que los medios digitales están diversificando, globalizando y generando redes entre sí ¡Qué lindo! Es bien curioso, si observamos con detenimiento el individuo rara vez juega, y la realidad misma le parece tediosa, limitada. Particularmente en México salir a jugar a las calles o incluso con personas genera miedo y desconfianza. Ojalá sostuvieramos en nuestra memoria la experiencia sensorial de nacer que es el momento donde se gesta lo desconocido.  Lo paradójico, es que para disminuir el miedo, hay que salir, apropiarnos de las calles, de la ciudad, de nuestro cuerpo, cultivar experiencias.

 

3. Para experimentar hay que perder ¿pero acaso el rey está dispuesto a salir de sus murallas y enfrentarse él mismo con el que considera su enemigo? No. El rey construye las vallas más altas para que los otros no entren. El rey que juega al rey dejaría entrar a los enemigos a su fortaleza y estaría dispuesto a perder su legado con tal de divertirse un rato. Pero lo cierto es que el individuo está siendo adiestrado para ser técnico, para repetir lo que el maestro les dice . Odiamos jugar en equipo.