la niña y Kenny "el editor"

arte:

Recuerdo que cuando iba en la primaria el horario aún no era de jornada completa, entraba a las 8:00 am y salía a las 12:30,y tenía media hora de receso. Sólo 4 horas eran suficientes para pensar en la teoría, el tiempo restante era pura práctica. Mi padre siempre nos llevaba a comer a un mercado que quedaba cerca de la primaria, conocíamos a todos los locatarios. Luego nos llevaba a mi y a mi hermano  a casa de la abuela, mi primer computadora la tuve a los 16 años, tampoco tenía celular, mi barbie brunette tuvo celular antes que yo, tampoco se habían inventado las IPads. Y en lugar de netflix estaba el canal 5, en donde me aventaba maratones de 6 horas continuas algunas veces. Pero realmente lo que salvó mi infancia fueron unos metros cuadrados de patio con tendederos de lado a lado y un par de macetas. Ahí  hacíamos de todo, desde jugar futbol y darle cañonazos a la puerta del garaje,algunas veces la pelota caía en las plantas y la abuela nos regañaba por ello, también dibujábamos carreteras y señales de tránsito en el piso y en las paredes, también jugábamos a las escondidillas; nunca supe porqué cuando estaban tan cerca de encontrarme me daban unas ganas tremendas de hacer pipi, además mi risa siempre me delataba. Una vez no me aguante la risa y me quedé atorada en el closet de la abuela y me hice pipi entre sus zapatos.  El juego más estúpido que recuerdo fue haber jugado a los beyblades humanos, mis primos, mi hermano y yo teníamos nuestros beyblades, eran como trompos gordos, incluso había una caricatura, pero nosotros los destrozamos y como eran muy costosos, decidimos jugar como si nosotros fuéramos beyblades, hoy se que eso se llamaría slam.

Recuerdo un domingo donde mi mamá estaba lavando ropa, yo miraba el agua que salía de la lavadora, el agua hacía un caminito que cruzaba por todo el patio hasta salir de la casa, observé el agua corriendo un par de minutos, posterior a ello inventé el super riega plantas 2000; era un artefacto con el que se podía regar dos macetas al mismo tiempo, estaba hecho de una botella de suavitel con dos orificios, uno en cada extremo de la botella, funcionaba llenando la botella de agua a la mitad y presionándola, salía el agua por los orificios y así es como se lograba regar dos plantas a la vez.

Ojalá Cv directo hubiera comprado mi idea, así mi originalidad hubiera facilitado la vida de miles de abuelitas que riegan sus plantas con gusto cada mañana, así tendrían más tiempo para pensar en otras cosas que verdaderamente importan, como mandar cadenas en Whatsapp.
¡Porque en este mundo milenario y millonario hay que ser prácticos!

Hay que usar despertadores automatizados, aunque eso nos confunda el ciclo circadiano.
Debemos pedir el desayuno en Uber Eats o en Rappi, así quizá habrá más hijos del Rappi y ya no del lechero, también habrá más mujeres insatisfechas, ya que el Rappi es Rapidín. Además, pedir el desayuno te ahorra tiempo, time is money. Necesitamos más tiempo para generar dinero y poder seguir vistiéndonos como en realidad no somos, recuerda que la primera impresión es lo que cuenta, aparte no querrás manchar tu camisa Godín con algún alimento. Ojalá hubiera algo para cubrirte la ropa mientras cocinas, eso si seria algo original, la gente necesita cocinar más sin ensuciar sus prendas de diseñador como Pul an ber, Vershka o sara. O mejor aún podrían hacer uniformes para cocinar, eso sería realmente práctico, si las instituciones tienen uniformes, la élite y hasta el proletariado usa uniforme, ¿por qué no tener uniformes para cocinar? O ¿cocinar no es igual de importante que ir a la escuela o a la oficina? Cocinar es vital, sino moriríamos de hambre. Pero gracias a buda que existe Rappi. Así podemos pedir comida vegana y sin transgénicos, evitamos el cáncer y el tráfico que implica salir  a la tienda o al supermercado, nos evitamos los encuentros casuales con gente nueva, la observación del entorno, y guardamos energía para caminar en el Gym, ya que el Gym es un mejor espacio para caminar; es cerrado, seguro, barato, lleno de competencia e hipocresía, y además huele bien rico.

En el gimnasio:  miles de humanos corriendo hacia ningún lado, desplazándose por el espacio delimitado en una cuadrícula llena de espejos, donde si a caso se hablasen sería para parlotear y pavonearse, y si es que despiertan de la contemplación de su propio cuerpo mirarán al otro solo para pensar en lo que el otro tiene o en lo que le falta, cada uno volcado a su realidad, paso a paso tratando de alcanzar el ideal del David contemporáneo, perdiendo de vista que eso es solo una representación.

Además las piernas no se hicieron para caminar, las piernas son un accesorio al igual que nuestro cuello, solo que las piernas son accesorio de la independencia y el cuello es el accesorio estético para poder mover nuestra melena hacia atrás, para poder sostener el móvil cuando no traemos auriculares o bien para colgarnos el status social.
Pero en algún momento debemos salir de casa, no todo puede ser con roof garden. Si hay que salir, sólo debes sacar tu móvil y balbucear DIDI. Ellos si saben que es un buen servicio, Uber ya está choteado, ya no te dan agua ni te ofrecen el auxiliar, ya se les subió. En DIDI me han tocado mejores autos, incluso de esos que tienen cámaras delanteras y traseras para estacionarse, he escuchado que los que incluyen esa tecnología en sus autos les hacen firmar un documento donde dice que la agencia no se hace responsable por la pérdida posterior de habilidades espaciales, sin mencionar que probablemente en unos años esa persona no podrá aparcar su auto sin ayuda de dicho dispositivo..

Al final siempre recuerdo mis momentos de ocio en la primaria, donde la televisión me acompañaba durante largas horas, me ayudaba a vivir otra realidad. Me ayudaba a desempatizarme de mi y del mundo y así empatizar con la pantalla que si sabía escuchar. Puedo asegurar que más de una vez me llamaron estúpida por hablarle al televisor. Pero hoy la televisión es historia, hoy la gente no solo le habla al móvil, sino que su vida está volcada a el.

un proyecto de:
no_3_original.png

arte&cotidianidad año2 #2. marzo-abril. estupidez.