reseña 3,50. 

la navidad vale 3,50

supongamos que la navidad es auténtica:

y tienes que dar un regalo, por qué, porque sí, porque es navidad y porque somos libres de dar para recibir. porque de eso trata la navidad y de eso trata la libertad de elegir regalar porque es navidad y no porque el mercado lo necesite. perdón, acordamos que la navidad es auténtica.

entonces las prohibiciones, “que si te portaste bien te traerá regalo y si no pues no, te aguantas por ser niño o niña mala”. pero si los malos eran los que recibían los regalos bonitos. que si le entras al intercambio tiene que costar máximo tanto mínimo tanto. bueno pues ahí les va mi intercambio: tienes 3,50 en el bolsillo. qué regalarías??

en esta ocasión 3,50 trata sobre los regalos que censuramos, los regalos que obligamos a dar y a recibir porque es navidad, pues entonces juguemos bien y censuremos al dinero de esta experiencia, regala algo que valga 3,50 o que te haya costado 3,50, o que con 3,50 puedas convertirlo en un regalo de navidad, pues eso es lo importante, que sea un verdadero regalo de navidad.

“puffff sólo 3,50!!!! sólo tres cincuenta... pero qué mamón este guey! porque me censura si puedo pagar hasta 200 pesos en un intercambio, porque me censura si yo tengo para dar hasta un ipod a quien me toque en el intercambio. pinche jodido”

 

supongo que ya entendieron el punto, lo importante de la navidad es dar y no cuánto cueste! la intención es lo que cuenta, no? pues a ver sólo 3,50! ¿y si el dinero es la censura y no la libertad? ¿y si el dinero -aunque sean millones porque los millonarios también hacen intercambios, pregunten a los senadores y empresarios- es la verdadera censura? si sólo tvieran 3,50 entonces a crear, a pensar en algo que guste se vea bonito y además sea un verdadero regalo, y pum!!! se abre la caja de pandora. a lo mejor al final del intercambio todos quedan insatisfechos con las porquerías que recibieron, pero allí está la posibilidad de la libertad, en la experiencia de la creación.  si crees que 3,50 es una mierda, pues chíngate medio año o la mitad de tu aguinaldo en un bonito regalo y chance y ni es el color que le gusta al que te tocó en el intercambio o con quien querías quedar bien, y si lo es, pues ya formas parte de los millones que SON LIBRES PORQUE DAN REGALOS CON “SU DINERO”. Váyanse a la mierda con sus cientos o miles de pesos, escriban cartas en hojas de papel con lápiz o pluma bic (usada no cuesta y usualmente hay una en el cajón), inflen un globo de color y dénselo a la persona que quieren. hagan un ramo de flores silvestres, igual y en México siempre es primavera, envuélvanlas en una hoja de periódico que les guste la tipografía, qué sé yo, un dulce y un poema, un intercambio de memes, que no lo importante es la intención. ni madres! también la censura está en el deseo de querer recibir, recibir siempre algo que “valga la pena”.

 

3,50 cuesta la experiencia de la posibilidad. la navidad es al final la misma mierda con o sin regalos. pero la navidad es auténtica así que súmale 196,50 a sus 3,50 y da un bonito regalo de 200 (o lo que te pidan depende tu “nivel” socioeconómico) que comprarás unas horas antes en el sanborns, o qué tal una tarjeta de starbucks, más original no?.. ya sé, dinero en xbox, en itunes, eso sí es auténtico, no mames un like en facebook no tiene precio!

 

escuchaba Acid Pauli mientras escribí esto. Feathered sun- How strange. está buena. y spotify me sale a menos de 3,50 el día.

 

mi propuesta es la siguiente: hagamos un intercambio de 3,50. caíganle con 3,50 y el editor de  inverösimil les manda un beso personalizado, sólo porque es navidad!! o tú qué darías con 3,50? aquí la cuenta de banco: